La Comisión de Comercio Internacional considera que el bajo precio daña a los productores locales en California