Los viajeros tienden cada vez más a improvisar los viajes, a pequeñas escapadas y son cada vez más infieles (a las compañías)