Al Baker, tras ser nombrado presidente de IATA, argumenta que es "un puesto muy exigente"