Debemos asumir que vamos a ser víctimas de los ‘hackers’ para combatirlos eficazmente y convertir el gasto en ciberseguridad en una inversión.