Hay que centrarse en la asignatura pendiente de las empresas: la economía intangible