La transformación digital (TD) es una lucha de poder. Las altas esferas de las empresas no están enfocando con liderazgo y decisión los cambios que las organizaciones necesitan.