Para abordar las reformas que se requieren para atajar el populismo y el nacionalismo la socialdemocracia tiene que ganar unas elecciones. Solo las urnas pueden darle la legitimidad para abordar los cambios que requiere España