El Partido Socialista no tiene un problema, sino dos: los datos de los sondeos, y la falta de autocrítica ante esos sondeos