La incorporación de mujeres y de extranjeros no basta para detener la caída de la población activa