Los países emergentes son los más expuestos a la tensión financiera actual