El nuevo pacto prevé edificar 10.500 viviendas, un 6% menos que el plan anterior