París reclama “millones de euros” por trato discriminatorio a las empresas francesas que desarrollan aplicaciones