Las entidades italianas, con unos 300.000 millones, son las que acumulan más créditos dudosos