El Congreso estudia una reforma legal que establezca multas de hasta 819.000 euros contra prácticas como la excesiva dilación de los plazos de pago