El autor reivindica la necesidad de las marcas de captar la atención de los clientes. Y para eso hace falta vender algo más que un producto.