Algunos ganan millones de euros, más que las estrellas del cine. La reciente muerte de un ‘rooftopper’ ha llevado al Gobierno a reabrir el debate sobre su control.