Las ICO, operaciones de financiación corporativa con criptomonedas, captan millones en poco tiempo, pero levantan sospechas entre los reguladores