Los ingresos por tributos inmobiliarios crecen un 30% desde el mínimo de 2012 pero aún son la mitad que el punto álgido del boom