La patronal de los fabricantes afirma que la incertidumbre en Cataluña ha lastrado las ventas en la segunda mitad del año