Es el segundo exportador mundial de este producto. Organizaciones sociales denuncian las condiciones de trabajo de un sector que emplea a un 65% de mujeres