El ‘carsharing’ impulsa las ventas de vehículos eléctricos pese a que es complicado hacer las empresas rentables