La alianza entre gigantes busca sobrevivir a la muerte de la televisión por cable y frenar plataformas como Netflix