El desempleo entre las mujeres supera el 18%, tres puntos más que los hombres, que sufren menos la precariedad