Trabajadores de las plataformas digitales luchan contra un modelo que debilita cada vez más el vínculo laboral