El año acaba con una subida de la afiliación que puede superar el medio millón, pero con una alta tasa de temporalidad y unos salarios que no despegan