Hay cadenas de distribución, gasolineras o incluso entidades financieras que ofrecen tarjetas propias. Tienen límite de crédito alto y descuentos especiales, pero cuidado con los intereses