Antes de que te abalances sobre el primer producto rebajado que encuentres, fíjate en aquellas claves con las que evitarás convertir tu bolsillo en un agujero negro