Lo que comenzó, literalmente, por el caos, se ha convertido en uno de los días con más consumo del año