Una vez cubiertas las necesidades básicas, intentamos llenar vacíos emocionales. Somos felices en ese momento pero esa sensación desaparece en seguida