El 58% de la población se endeuda para llegar a fin de mes. La precariedad laboral y el paro hace difícil tener un colchón