Los inevitables traslados a otras ciudades para reuniones y congresos pueden convertirse en gratas experiencias. Toma nota