Un sistema de energía geotérmica, fotovoltaica y de biomasa nutre a una decena de edificios del centro de Olot