Unos 9.000 años después de la revolución agrícola que cambió la vida de los seres humanos llega otra, también ligada a la tecnología y a los datos. Sensores, drones y software de gestión incrementan la productividad de las empresas hasta un 10%.