Las entidades mantienen 14.000 millones invertidos en Bolsa. Hace una década tenían un 150% más, en cerca de 50 firmas cotizadas