Lo sucedido en Cataluña confirma que muchos economistas no han aprendido la lección de la crisis