Los damnificados por la Talidomida saben que la sociedad es consciente de su dramática historia y que las autoridades ya les reconocen como víctimas