Pese a la penetración de Internet y los ‘smartphones’ y las plataformas de las cadenas, la venta ‘online’ de alimentación apenas supera el 1%