Según el 'banco malo', la venta permitirá finalizar el edificio, parado desde 2014, y vender sus más de 250 viviendas