La situación de Cataluña nos sumerge en la peor crisis política e institucional de la historia de la democracia