Las incertidumbre por el reto secesionista provocó mudanzas en Quebec