No implica cambios para clientes o trabajadores, pero sí sobre los impuestos y puede influir en la reputación ante depositantes e inversores