El impago conlleva la aplicación de los intereses de demora. Claves para no perderse en la gestión de la deuda