La asociación que reúne a los fabricantes proponen reducir en un 20% las emisiones de CO2 en 2030