Las universidades catalanas son las únicas que, de momento, ofrecen grados de 180 créditos