El sector del automóvil acelera el paso hacia un coche impulsado por energías limpias y sin conductor