Diversos estudios indican que, en dosis moderadas, el estrés puede mejorar el rendimiento de los trabajadores si son capaces de aislarse