Para evitar que la publicidad pueda ser percibida como repetitiva, masificada e impersonal, hay que ser eficaz y ‘enganchar’ al consumidor.