Las mujeres tienden a asumir ciertas tareas que muchos hombres rechazan y eso les puede perjudicar profesionalmente. Pero eso no significa que sean más generosas o mejores en esos trabajos.