La amplia extensión de estos servicios en España contrasta con sus tarifas, de las más altas de Europa