Las comunidades ingresan unos 1.000 millones de euros por este tributo. El Gobierno lo renueva año a año desde 2013